Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011
Imagen
Soneto al niño guerrillero

Bendito niño que en malsana tierra viniste  para morir o rematar. Que tu vida no puedan arrebatar esas manos impuras de la guerra
que a jóvenes inocentes entierra tras conseguir su niñez desbaratar. Solo puedes su voluntad acatar viendo que tu futuro se entrecierra;
marcándote en el rostro la violencia, sembrando con tu sangre la semilla, de un mañana maldito sin clemencia.
Malditos infames de pesadilla que justifican en su decadencia el uso de niños en la guerrilla. Miguel Navarro




The ballad of Sacco and Vanzetti

Balada sobre un hecho tristemente real, balada tan triste como el suceso, balada tan trágica como sus vidas. ¿Cuándo el ser humano será capaz de superar sus miserias? Miseria y podredumbre, odio a lo diferente, negación a los cambios. Solo Dios basta, pero que triste que los hombres sigan siendo incapaces de tener magnanimidad o quizás una pizca de compasión. Tal vez olvidamos el sentido de la justicia con tanta frecuencia que nos resulta imposible reconocerla en la vida cotidiana.
Parece ser que estos hombres fueron condenados a pena de muerte (silla eléctrica – sería por estar en invierno para permanecer calentitos) por un delito que no cometieron y que en el juicio la acusación se centró en sus ideas políticas.
http://www.youtube.com/watch?v=HNKPUuxaLRE&feature=related&noredirect

Lope de Vega

Pastor que con tus silbos amorosos me despertaste del profundo sueño, Tú, que hiciste cayado de este leño, en que tiendes los brazos poderosos,
vuelve los ojos a mi fe piadosos, pues te confieso por mi amor y dueño, y la palabra de seguirte empeño tus dulces silbos y tus pies hermosos.
Oye, pastor, pues por amores mueres, no te espante el rigor de mis pecados, pues tan amigo de rendidos eres.
Espera, pues, y escucha mis cuidados; ¿pero cómo te digo que me esperes, si estás para esperar los pies clavados? (Rimas sacras, 1614)

Meditación de Emilia Pardo Bazán

“Por todas partes cubre el manto de la política intereses egoístas y bastardos, apostasías y vilezas; pero al menos, en las capitales populosas, la superficie, el aspecto, y a veces los empeños de la lid, presentan carácter de grandiosidad. Ennoblece la lucha la magnitud del palenque; asciende a ambición la codicia, y el fin material se sacrifica, en ocasiones, al fin ideal de la victoria por la victoria. En el campo, ni aún por hipocresías o histrionismo se aparenta el menor propósito elevado y general. Las ideas no entran en juego, sino solamente las personas y en el terreno más mezquino: rencores, odios, rencillas, lucro miserable, vanidad microbiológica. Un combate naval en una charca.” (Los Pazos de Ulloa – Emilia Pardo Bazán).
Me iré en silencio, con la tranquilidad de que el otoño no sea el vacio, ni el final, ni el fondo, sino un nuevo empezar de mi felicidad.
Pues todo depende de cómo lo quieras mirar, vaso lleno, vaso vacío, pesada broma de un tiempo perdido.
Para ti acaba, para mí empieza, a mí me abraza, en ti tropieza.
Ven a mi lado y llena las manos, de vida y despertar. (Miguel Navarro)
“Díjome la muerte: - ¿Qué miras? - Miro – respondí – el infierno, y me parece que lo he visto otras veces. - ¿Dónde? – preguntó. - ¿Dónde? – dije yo -. En la codicia de los jueces, en el odio de los poderosos, en las lenguas de los maldicientes, en las malas intenciones, en las venganzas, en el apetito de los lujuriosos, en la vanidad de los príncipes.” – Francisco de Quevedo.

Oda a la toma de Larache

Imagen
En los años 1610 – 1611, es decir hace cuatrocientos años, don Luis de Góngora y Argote difunde en la Corte la “Oda a la toma de Larache”. Este poema es un punto de inflexión en la obra del autor cordobés. Hasta ese momento su estilo sigue la norma de los escritores del barroco español donde el conceptismo se preocupará esencialmente por el contenido, por el fondo. Buscaría la sutileza, la profundidad o la densidad. Sus recursos más característicos serían los juegos de palabras, los dobles sentidos. Sin embargo en Góngora se desarrollan otras características que se entremezclan desde sus primeras piezas: se preocupará por la “forma”, buscará la belleza, la riqueza sensorial, la ornamentación exuberante, la brillante dificultad. Para ello será necesario el uso del léxico culto, el retorcimiento sintáctico y las metáforas audaces. Esto es lo que se convertirá en “culteranismo”, también conocido como “gongorismo”. Hay que recordar que en esta época, escritores de uno u otro bando utiliza…

Cuando canto

Cuando canto cuentas, cuando cuento cantas cantos diferentes, cuentos a destiempo. Así en todo momento
Cuando cuento cantas cuando cantas cuento, pequeñas historias con estos lamentos que de noche y de día nos dan sufrimientos.
Cuando canto cuentas, cuando cuento cantas. Mucho estoy contando y poco cantando, pues así es la vida: algo compartiendo y poco entendiendo Cuando cuento cantas cuando cantas cuento. (Miguel Navarro)

Rindiendo cuentas

Finalizadas las vacaciones llega el momento de rendir cuentas a Cronos antes de ser alcanzados por la Parca. La memoria es el sueño que nos queda de una vida ya gastada. Rememorar los acontecimientos es reafirmar nuestra existencia frente a la inmensidad del vacío, resucitar el ave Fénix preparando un nuevo mañana.                 Un mes de vacaciones puede dar mucho o nada por lo que era necesario coger el toro por los cuernos. Enfrentarse, no al futuro indefinido, sino al presente cotidiano y oscuro. Lidiar a la diosa Fortuna evitando los avatares del mundo. Sin dilaciones preparé el camino y, entre ladrillos rotos, propios de albañil aprendiz, y cuidar el jardín, con hermosas rosas multicolores, dialogué con Luis de Góngora y Félix Lope de Vega, anduve por los Pazos de Ulloa acompañado por la inigualable Rosalía de Castro, sin salir de un pequeño pueblo de Valencia,. Ayudé en misas y oraciones rezando a ese Dios escondido entre las nubes que escucha nuestros corazones…

Etiquetas

Mostrar más