Los idus de la crisis.


Los idus de Marzo presagian malos augurios para el próximo año 2013. Un estudio comparativo de Cervantes y Shakespeare, publicado en 1954 por Nicolás González Ruiz, en Editorial Cervantes, señalaba, entre otras muchas cosas, que existe una diferencia fundamental entre ambos escritores pues la creación del de Stratford es como un inmenso alarde de juventud, mientras que la de Cervantes acoge una riquísima madurez. Es la característica de dos concepciones vitales enfrentadas: en la España de Felipe II encontramos la cautela de un viejo imperio mientras que en la Inglaterra de Isabel I predomina la ambición de la juventud.
Esa cautela corre el riesgo de acabar transformándose en pasividad, indolencia, inercia, quietud, inacción. Así nos va en la sociedad que vivimos donde nada esperamos y poco confiamos en un futuro nada halagüeño. Si a las tristezas cotidianas de estas fechas, algunas tal vez recientes, por la ausencia de los que ya partieron, añadimos el temor por lo que se avecina, la sangre se hiela en las venas sobrecogiendo el corazón.
Sabios vendrán para buscar soluciones, mientras que tú, en tu sillón si lo tienes, te encierras en la negrura de la imposibilidad por salir adelante. Puede que tengas razón, pero debes concederme la licencia de tenerla yo también cuando afirmo que nadie vendrá a salvarte. Esos sabios, elucubrarán tratados de salidas a corto, medio o largo plazo, mas ninguno de ellos llenará tu mesa.
Esa es la diferencia que deseo subrayar en este texto, la diferencia del que ambiciona algo o del que permanece impasible esperando que llueva café. El que todo tiene, todo teme, pero el que nada le queda, todo lo espera. Salir de la crisis está en tus manos, en tu corazón, en tu alma. No hablo de la crisis global, ni la nacional, ni la local, para esas ya hay duendes, filibusteros y gamusinos, pues quizás la crisis seas tú mismo.
Los enemigos son poderosos y corremos el riesgo de pensar como aquel que ante la Armada Invencible exclamó el célebre “no vine a luchar contra los elementos”. Surgen de inmediato pensamientos negativos acechando en la sombra de cualquier esquina, impuesto, o falta de consumo. Pero ¿quieres consumir o salir adelante?
En estas fechas tan señaladas podríamos recordar aquello de que el Verbo se hizo carne. Verbo implica acción, movimiento, esfuerzo. Si te quedas parado avísame para abrir el ataúd. ¿Te has quedado sin trabajo? Busca otro. ¿No hay trabajo? Créalo. ¿En qué rincón del alma escondiste aquello que se llamaba imaginación? Hoy, más que ayer y menos que mañana, hace falta imaginación. Sal a pelear que la batalla está a punto de empezar.
Aquí tocamos un factor esencialmente cultural. La imaginación no es algo que se favorezca por la economía, nada más lejos de la realidad. La capacidad de imaginar está en la sangre, es una entelequia inmaterial que podrás considerar espiritual, mental o psicológica. Allí donde se encuentre tu imaginación se centrará tu corazón. Si de verdad eres capaz de imaginar serás capaz de crear y la creación implica salir, por necesidad, adelante.
Puestos en términos anglosajones me remito a cierta película americana (poco importan las nacionalidades a una verdad), creo recordar Rocky 4, donde el entrenador ayuda a Balboa mostrando cuál es la diferencia entre un perdedor y un ganador. Quien tenga esa mirada del tigre, hambriento, con sed de superación, será quien determine el combate. 
Lucha por tus ideales, sean cuales sean, y levántalos en el estandarte del combate, que si caes nadie diga que fue por cobardía. Solo el que combate puede ganar la batalla, el que cede está perdido antes de empezar. Enfréntate al contrario, al paro, a la pobreza, a la pérdida de fe, con el ánimo dispuesto a conquistar las estrellas, pues estas iluminan tu camino y el de los tuyos. Si no luchas por ti piensa que siempre queda alguien que te sigue, alguien que podrás descubrir, o no, según las miopías de tu alma. Ellos merecen al menos que lo intentes. No importe caer en el fragor de la batalla, pues polvo somos y al polvo volveremos. Adelante, icemos nuestros aceros toledanos despachando a gusto mandobles a tanto pensamiento cretino y soez, cobarde y mediocre. 

La Corona de Uganda en América


Seguimos avanzando.

Enlace de Costa Rica que permite adquirirlo en Miami (United States), Panama, México, Guatemala y por supuesto Costa Rica.



También en Colombia en la siguiente dirección de Libreria Nacional:


Y otro enlace:

Opiniones


La vida es un eterno presente producto de la grandeza de tus obras o relegado por la mediocridad de tu cobardía. M.N.

Avanzando posiciones

Dice el poeta, caminante no hay camino se hace camino al andar.
Así, poco a poco, vamos avanzando posiciones, coronando nuevos territorios.

Papelería Agora
Betxi (Castelllón)


Sabater
Vall d'Alba (Castellón)

                                                         
                                                               Junto a otros Best Sellers


Un buen regalo para estas fiestas.

Poema Al Nacimiento De Cristo Nuestro Señor de Luis de Góngora


Caído se le ha un Clavel
Hoy a la Aurora del seno:
¡Qué glorioso que está el heno,
Porque ha caído sobre él!

Cuando el silencio tenía
Todas las cosas del suelo,
Y, coronada del yelo,
Reinaba la noche fría,
En medio la monarquía
De tiniebla tan cruel,

Caído se le ha un Clavel
Hoy a la Aurora del seno:
¡Qué glorioso que está el heno,
Porque ha caído sobre él!

De un solo Clavel ceñida,
La Virgen, Aurora bella,
Al mundo se lo dio, y ella
Quedó cual antes florida;
A la púrpura caída
Solo fue el heno fïel.

Caído se le ha un Clavel
Hoy a la Aurora del seno:
¡Qué glorioso que está el heno,
Porque ha caído sobre él!

El heno, pues, que fue dino,
A pesar de tantas nieves,
De ver en sus brazos leves
Este rosicler divino
Para su lecho fue lino,
Oro para su dosel.

Caído se le ha un Clavel
Hoy a la Aurora del seno:
¡Qué glorioso que está el heno,
Porque ha caído sobre él!

Mensaje Navideño del Rey.


Para Aristóteles lo que caracteriza al régimen político es lo que caracteriza la clase de hombres que lo gobiernan. Por tanto, con independencia de República o Monarquía, Democracia o Tiranía, son los seres humanos que dirigen los destinos colectivos quienes caracterizarán el sistema que los gobierna. Un sistema corrupto lo será en tanto y cuanto quienes lo dirijan estén implicados en asuntos diferentes a los de cumplir con su vocación de servicio a la comunidad, o bien porque tal vez se encuentren sometidos a intereses de otras naciones, como pudiera ser el caso de la relación entre España y Alemania, eje central de un sistema de recortes para beneficiar su propio interés siendo necesario para ello el sometimiento de otras naciones, léase España. Los últimos gobiernos que han regido nuestros destinos tal vez reúnan los dos requisitos anteriores ajenos completamente a su destino común lo que al final conduce a la ruina social, moral, cultural, política y económica de una nación. 
  Es por ello que coincido en su mayoría con el mensaje navideño de S.M. el Rey. Solo un necio o un fanático puede coincidir en la totalidad lo que expone otra persona. El sistema político español necesita profundas reformas institucionales, sigo preguntándome para qué sirve el Senado, o la duplicidad de competencias entre Diputaciones y Autonomías, o la aberración de que cada territorio establezca una legislación diferente y diferenciadora del resto de los españoles. Mea culpa, reconozco que para mí un pueblo merece una ley, el resto genera discriminaciones y por tanto injusticias.

El valor

       El verdadero valor es el de aquel, que reconociendo su temor, se enfrenta a la adversidad; el resto, cobardía, locura o temeridad. M.N.

Poema de Lope de Vega al Niño Jesús

      La Navidad celebra el nacimiento, mas este no es un nacimiento cualquiera sino el de alguien, un personaje especial, histórico, admirado o repudiado, cuya figura central atrae a un gran número de creyentes en sus diversas variantes y cada cual lo interpretará a su manera, unos más acertados, otros tal vez menos. Antes que Papa Noel o Santa Claus (uno de ellos) fuese creado por Coca Cola, existía la imagen navideña que se depositaba en ese niño recién nacido en un pesebre y no en un palacio.

      A sus pies muchos han caído enamorados, escritores, soñadores, pecadores, enfermos, necesitados, y entre ellos también se encontraba Lope de Vega, quien no dudó en dedicarle sus poemas.
      
      He elegido al azar uno de ellos pues sus palabras hablan por sí mismas.



Pues andáis en las palmas,
ángeles santos,
que se duerme mi niño,
tened los ramos.

Palmas de Belén
que mueven airados
los furiosos vientos
que suenan tanto:
no le hagáis ruido,
corred más paso,
que se duerme mi Niño,
tened los ramos.

El Niño divino
que está cansado
de llorar en la tierra
por su descanso,
sosegar quiere un poco
del tierno llanto.

Que se duerme mi niño,
tened los ramos.
Rigurosos hielos
le están cercando;
ya veis que no tengo
con qué guardarlo.

Ángeles divinos
que vais volando,
que se duerme mi Niño,
tened los ramos.
Lope de Vega.









Mi reino.


Narración libre basada en el Evangelio de San Juan 18, 33-37. 

En aquel tiempo el gobernador, entrando en la sala, mandó llamar al preso. Atrapado entre dos guardias, medio desnudo, sangrando, golpeado, azotado, humillado, el recién llegado cayó de rodillas ante el todopoderoso señor. Las burlas crecieron despreciando aquella sanguinolenta figura que se arrastraba por el suelo.
El gobernador contemplándolo preguntó: 
– ¿Eres el cabecilla de los que pretenden sublevarse contra la crisis, la tristeza, la mediocridad y la corrupción?
Lo que quedaba de aquel ser, levantando la cabeza preguntó: 
– ¿Dices eso por tu cuenta, o es lo que otros hablan de mí entre susurros, envidias y manipulaciones?
El gobernador, alzando sus cejas y acariciando sus barbas, respondió:  
– ¿Soy de los tuyos? Los sujetos que hablan de ti te han traicionado como se traicionan los sueños con realidades infelices, como se delatan a los ideales que pretenden cambiar el mundo, como se abandonan las esperanzas ante el poder de los supremos señores de la tierra. ¿Qué has hecho?
El Hombre, irguiendo a duras penas sus martirizadas rodillas, se levantó para afirmar:  
– Mi Reino no es de tu mundo. Si mi Reino fuese como el tuyo, mis hombres habrían combatido con las armas de la mentira, la decadencia, las dobles verdades, tráficos de influencias, mitades incompletas de políticas mediocres, de economías sumergidas.
Entonces el gobernador preguntó: 
– ¿Luego tú eres el Rey?
Respondió el Hombre: 
– Tú lo dices, soy Rey de sonetos truncados, de versos encendidos, de gritos al viento, de lamentos que claman desde la indigencia, de endecasílabos que lloran muertos desconocidos, de alejandrinos que sobrevuelan mundos lejanos, de sátiras que recuperan la dignidad de los acosados. Porque no hay más verdad que la verdad del corazón. Todo el que es de la verdad, escucha mi palabra, acompaña mi voz.

Presentación en Valencia.

– Contra hidalguía en verso -dijo el Diablillo- no hay olvido ni cancillería que baste, ni hay más que desear en el mundo que ser hidalgo en consonantes. (Luis Vélez de Guevara – 1641)

La Corona de Uganda

La Corona de Uganda

Seguidores

Páginas vistas en total

Mi lista de blogs